¿Cómo liderar en la era de las partes interesadas?

Harvard Business Review Joly, H (2021). How to Lead in the Stakeholder Era. Harvard Business Review. Recuperado de: https://hbr.org/2021/05/how-to-lead-in-the-stakeholder-era H

ubert Joly es director ejecutivo de Best Buy, profesor titular de Harvard Business School y autor, junto con Caroline Lambert, de The Heart of Business. Ha sido reconocido como uno de los 100 principales directores ejecutivos del mundo por Harvard Business Review.

El propósito de las empresas es contribuir al bien común Para que las empresas sean parte de la solución a nuestros desafíos colectivos, los líderes deben ver a las empresas no como entidades desalmadas que generan dinero, sino como “organizaciones humanas” formadas por personas que trabajan juntas en apoyo de un objetivo compartido. Este objetivo debe contribuir al bien común marcando una diferencia positiva en la vida de las personas. En este enfoque, ganar dinero sigue siendo un imperativo, pero las ganancias no son el objetivo final; más bien, son el resultado de una estrategia exitosa basada en un propósito.

¿Cómo los líderes hacen realidad esta visión?

  • Ayudan a articular un propósito noble. Se puede encontrar en la intersección de lo que el mundo necesita, lo que le apasiona a usted y a su equipo, en qué es buena la empresa y cómo puede obtener un buen rendimiento de sus inversiones.
  • Los líderes deben asegurarse de que el propósito de su empresa vaya más allá de las palabras y se convierta en la piedra angular de la estrategia y las operaciones.

Desata la magia humana

  • ¿Cómo pueden los líderes transformar las empresas en lugares donde todos los empleados estén dispuestos y sean capaces de dar lo mejor de sí mismos, no solo a los clientes, sino a los demás, a los proveedores, a sus comunidades y a los accionistas?
    • La base de esta magia es tratar el trabajo como un elemento esencial de la humanidad de las personas y como una forma de encontrar sentido y plenitud en la vida. Se debe empezar por preguntarse a sí mismo y a las personas de su organización: «¿Qué lo impulsa?». La respuesta ayuda a las personas a descubrir un sentido de propósito personal, que a su vez determina cómo se relacionan con su trabajo.
    • Uno de los roles más cruciales para cualquier líder es ayudar a las personas en todos los niveles de la organización a establecer la conexión entre lo que los impulsa y el noble propósito de la empresa. Esto puede parecer un paso lanoso. Pero poder infundir lo que hacemos todos los días con un sentido más amplio de por qué lo hacemos ayuda a fomentar la energía, el impulso y la dirección en todos, desde los líderes hasta el CEO.
  • ¿Cómo puede ayudar a conectar la búsqueda de significado de los miembros de su equipo con el noble propósito de la empresa?
    • Una forma sencilla de comenzar es tratar a las personas como individuos que son valorados por sus talentos únicos, no como «capital humano». Esto suena simple y básico, pero tiene un impacto enorme cuando lo practicas.

El fin del liderazgo de suma cero

  • Poner a las personas en el centro de los negocios significa fomentar relaciones afectivas y auténticas. Esto debe ocurrir dentro de una empresa, pero también con todas las partes interesadas de la empresa (clientes, proveedores, comunidades locales y accionistas) de una manera que no solo contribuya al propósito de la empresa, sino que también genere excelentes resultados para cada uno de ellos.
  • Las corporaciones que prosperarán al salir de la pandemia son aquellas que tratarán a los clientes como seres humanos con necesidades, no como billeteras ambulantes. Se conectarán y colaborarán con los proveedores como socios, beneficiando a ambas partes y sirviendo a los clientes. Contribuirán a sus comunidades de una manera que se alinee con su noble propósito. Rechazarán la visión de los accionistas como desalmados y obsesionados con las ganancias a corto plazo a toda costa.
  • Las empresas que prosperarán se negarán a ver el mundo como un juego de suma cero. Elegirán «y» en lugar de «o». No siempre será fácil; existe la tentación de simplemente «hacer verde» y decir que eres sostenible pero no te comportas como tal. Los líderes deben resistir esta tentación y servir a todos los interesados de palabra y de hecho.